viernes, 24 de febrero de 2017

Sabina - Cerrado por derribo

Cuando al punto final de los finales no le siguen dos puntos suspensivos...


Cerrado por derribo
Joaquín Sabina
1999

Este bálsamo no cura cicatrices,
Esta rumbita no sabe enamorar,
Este rosario de cuentas infelices
Calla más de lo que dice
Pero dice la verdad.
Este almacén de sábanas que no arden,
Este teléfono sin contestador,
La llamaré mañana, hoy se me hizo tarde,
Esta forma tan cobarde
De no decirnos que no.
Este contigo, este sin ti tan amargo,
Este reloj de arena del arenal,
Esta huelga de besos, este letargo,
Estos pantalones largos
Para el viejo peter pan.
Esta cómoda sin braguitas de zara,
El tour del soho desde un rojo autobús,
Estos ojos que no miden ni comparan
Ni se olvidan de tu cara
Ni se acuerdan de tu cruz.
No abuses de mi inspiración,
No acuses a mi corazón
Tan maltrecho y ajado
Que está cerrado por derribo.
Por las arrugas de mi voz
Se filtra la desolación
De saber que estos son
Los últimos versos que te escribo,
Para decir condios a los dos nos sobran los motivos.
Esta paya tan lejos de su gitano,
Este penal del puerto sin vis a vis,
Esta guerra civil, este mano a mano,
Estos moros y cristianos,
Este muro de berlín.
Este virus que no muere ni nos mata,
Esta amnesia en el cielo del paladar,
La limusina del polvo por manhattan,
El invierno en mar del plata,
Los versos del capitán.
Este hacerse mayor sin delicadeza,
Esta espalda mojada de moscatel,
Este valle de fábricas de tristeza,
Esta espuma de certeza,
Esta colmena sin miel.
Este borrón de sangre y de tinta china,
Este baño sin rimmel ni nembutal,
Estos huesos que vuelven de la oficina,
Dentro de una gabardina
Con manchas de soledad.
No abuses de mi inspiración,
No acuses a mi corazón
Tan maltrecho y ajado
Que está cerrado por derribo.
Por las arrugas de mi voz
Se filtra la desolación
De saber que estos son
Los últimos versos que te escribo,
Para decir condios a los dos nos sobran los motivos.

Por mucho, el mejor disco de Sabina..al menos hasta que Lo Niego Todo no demuestre lo contrario.

jueves, 23 de febrero de 2017

Joaquín Sabina - En carne viva

Hace poco terminé de leer un libro y empecé otro, por lo que vine a actualizar lo que puede ver aquí a la derecha --------------------------> ajá, sí, la lista de "los libros que he leído últimamente" un "últimamente" que inicia en 1900 y algo, pero bueno, son los que recuerdo.

El punto es que se me hizo raro que había un hueco en 2016, como si no hubiera leído nada, y eso no era posible. Estoy mal de la memoria desde hace mucho, olvido cosas, nombres, personas, hechos, fechas, de todo, y no podía acordarme qué había llenado la lectura de 2016.

De pronto, en la cola esta de conciertos que se vienen y no voy a ir porque no alcanza $$ para ir a todo lo que uno quisiera, resulta que del dúo de Enemigos Íntimos que hicieron Física y Química, es decir, Joaquín Sabina y Fito Páez, vienen ambos dos en este año, casi con un mes de diferencia, y me tocó elegir uno. Así que me quedo con Sabina, a quien veré por 3a vez, aunque a Páez no lo haya visto nunca. Cuestión de amores.

En eso estaba cuando me acordé qué estuve haciendo en 2016:


Fueron 400 y algo de páginas en versión pasta dura riquísimas que transcurrieron por todos los temas imaginables en la vida de Sabina, incluso, claro, su relación amor-odio con Fito Páez, a quien por cierto nunca llamó por su nombre en el libro. El formato es de entrevista, una plática en la que Javier Menéndez Flores le hace preguntas y él contesta y si le da por donde sigue escarbando el tema.

Es tan bonito leer libros de artistas, ahí se les conoce más como el ser humano que como el que se para en el escenario. Me pasó con YO de Ricky Martin, y uno termina sintiendo que ha estado en la sala de su casa platicando con ellos. Quizá de este tipo de libros siente uno más el vacío cuando se acaban, porque quisiera seguir conociendo, repreguntar, actualizarse al tiempo presente y que le sigan contando qué ha pasado desde entonces hasta hoy.

Altamente recomendado. No sé si lo venden aquí, a mí me lo prestaron y por supuesto ya lo devolví, casi intacto...siento que el forro se astilló de una orillita por los meses que anduvo en el carro de arriba a abajo esperando unos minutos disponibles, en cualquier lado, para poder seguir.

miércoles, 22 de febrero de 2017

Disentir

Sí, yo disiento. Mucho. Muy seguido. Con mucha gente.

Soy un ente raro en esta tierra, que cree en que la presunción de inocencia, en que te dicen la verdad, en decir la verdad, en presentar hechos tal cual son para poder formar opinión.

Entre mis amigos está circulando en redes sociales una recopilación de documentos de hace 25 años, relativos a alguien que falleció por esas fechas. Alguien de derecha.

Yo soy abiertamente de pensamiento de izquierda, entendiendo la izquierda como la opción por los pobres que mencionan los Jesuitas, como el beneficio de las grandes mayorías y no de unas pocas minorías, como la justicia social, como la igualdad y como tantas otras cosas bonitas que vienen por añadidura. Y no, no soy militante del FMLN ni me siento orgullosa por su accionar como partido político. Lo que sí, es que me indigna cuando la gente, que se dice de derecha, critica por criticar, sin proponer nada, sin decir cómo harían ellos mejor las cosas. Por eso si vieran mi time line en twitter encontrarían muchas veces tuits como este: “ya no me aguanto porque llegue 2019 y le regrese el poder a la derecha, porque sus tuiteros tienen desde ya la solución a todos nuestros problemas”. Y eso, obviamente, es dicho desde la más linda de las ironías, ya que los dichosos tuiteros lo que menos hacen es proponer, pero están absolutamente seguros de que “nos vamos a componer” cuando su partido regrese al poder. Y bueno, si esa fuera de verdad la solución para todos los males que aquejan a este país y sus habitantes, pues que regresen...pero dudo mucho que el cambio de gobernantes nos vaya a sacar de algo, más que de nuestras casillas.

Entonces, hay gente que se dice de izquierda y que se refiere a la gente de derecha con palabras como “asco”, una palabra que no interiorizo para ese contexto, quizá por eso yo no les entiendo sus planteamientos, o mejor dicho, me parece que su forma de plantear los hechos no abona mucho a que las nuevas generaciones, esas que no traen tatuado en su corazón y pensamientos las luchas que valen la pena, entiendan bien por qué algo fue malo y no hay que repetirlo.

Mucho se dice en psicología, o más bien se lo dicen a uno los psiquiatras y psicólogos, que uno tiene que aprender a aislar los hechos de las personas y tratar objetivamente hechos y no emociones. Yo sé que las redes sociales son para poner lo que a uno le dé la gana, que nadie es más que otro para censurar, pero quizá los que hacen uso de una posición institucional – por el hecho de obtener la información a través de su trabajo en una institución y ser reconocido como trabajador de dicha institución, aunque no lo mencione en sus redes – deberían, creo yo, ser más imparciales al presentar los hechos, especialmente si gozan de muchos seguidores. Eso es, claro, partiendo de la premisa de que quieren dar un aporte a esta sociedad polarizada, dividida, conflictuada, tan llena de odio y resentimiento. Porque claro, seguir echando leña al fuego podemos todos, sin necesidad de títulos académicos en cualquier rama de las Ciencias Sociales y Humanísticas.

Es bien raro el sentimiento. Porque sí, la persona referida no fue lo que podríamos llamar “buena persona” mientras vivió, pero no veo cómo reirnos de sus esquelas mortuorias apoye a que la gente entienda que hizo cosas que contribuyeron de destrozar a este país y sus habitantes.

Quizá solo estoy sensible porque mi padre murió y no me hace mucha gracia burlarse de la muerte, de quien sea, buena o mala persona.

martes, 14 de febrero de 2017

La Champions tan tan tan - L'amour PSG

Ya se me había olvidado que hoy volvía la Champions League en su versión octavos de final.

Llegamos a casa justo al minuto 2 del partido PSG - Barcelona y después de ver los comentarios del partido creo que después de todo sí entiendo de futbol, porque los 4 primeros minutos que vi me pareció que el PSG anuló al Barcelona y prácticamente solo Tersteguen se estaba divirtiendo, el otro portero seguro alcanzó a tejer un suéter y bufanda del aburrimiento.

Solo pude ver el gol 1 de Di María, el único del primer tiempo, y como 5 intentos fallidos, todos del PSG.

Al media tarde me acordé y quise saber el marcador final...sorpresa

Esto es lo que mi bisabuela hubiera llamado una gran tastaseada...

Quizá al PSG eterno semifinalista le hacía daño Ibra, se creía tanto que quizá el resto del equipo se opacaba. No recuerdo haber visto a David Luiz, ah, es que es defensa y casi solo enfocaban a los delanteros =)

No, por enésima vez no se confunda. No le voy al Real Madrid y por añadidura Anti Barcelona. No. Simplemente me simpatiza el PSG. Au revoir.

En el otro lado, se suponía que el Benfica era de los "fáciles", pero el Dormunt abejita que en la Bundesliga va persiguiendo al Bayern un día sí y el otro también, no pudo. Quizá eso sea también dormirse en sus laureles.


Este está más fácil de remontar, porque si el Dormunt hace 2 en su casa y no le anotan, pasa.

El otro está negro para el Barcelona. Tendría que evitar a toda costa que el PSG le haga un gol en su casa y además anotar 5 para pasar.

Ahí siga la historia el 8 de marzo.

Para mientras, los partidos de mañana

Real Madrid - Nápoli
Bayern - Arsenal

_______________________________________________________________________

Sentí la necesidad imperiosa de venir a actualizar esto, aunque no vi el partido
Bayern 5 - Arsenal 1



viernes, 10 de febrero de 2017

Música random

Llevo días con esta canción en la cabeza. Uno de ellos, iba manejando con ganas de oírla y cambié de emisora a la Corazón 97.3 fm, mi locutora favorita Cecilia Ramos estaba hablando y cuando terminó, zaz, sonó la canción. ¿?

Es de esas que puedo oír diez veces seguidas.

Lo que no logro descifrar es si me la deberían dedicar o debería dedicarla yo. A saber veá.
¿vos que decís?

https://www.youtube.com/watch?v=SetkELTPoig

A quien tú decisite amar - Sandoval 


martes, 24 de enero de 2017

La Paz


En estos días han estado de moda los Acuerdos de Paz.

25 años después mucha gente se pregunta si sirvieron de algo, muchos critican, muchos se quejan.

Me da la impresión de que los que se quejan de la conmemoración y los que piensan que no sirvieron para nada, en principio son merecedores de la tan famosa justificación "no habían nacido" y también les falta un poco de lo segundo, es decir, pensar.

Del colegio dejaron de tarea que los niños - evidentemente nacidos todos en tiempos de paz - llevaran frases relativas a los Acuerdos de Paz. El único requisito era que fueran frases dichas en 2017, es decir, a los 25 años del suceso.

Aquí les dejo la recopilación del peque, quien las escogió sin ninguna influencia mía, pero sobra decir que estoy orgullosa de su selección. 

Había que citar la fuente. 

Esta son de una entrevista a Salvador Samayoa en un periódico.
  • Definitivamente no tener una situación de guerra, de amenazas terroristas o cualquier otra forma de violencia política es una inmensa bendición. Por eso conmemoramos y celebramos el XXV aniversario de nuestro Acuerdo de Paz. 
  • Los que no valoran la paz como fin de la guerra que vean el inmenso sufrimiento de millones en Irak, Afganistán, Ucrania. 
  • A la luz de este reconocimiento, hacemos votos para que el XXV Aniversario de la Paz nos obligue a reflexionar como nación y a recuperar el espíritu de aquella histórica negociación. 
  • Si vivir en paz -en esta paz que "solo" es ausencia de guerra y de violencia política- no es importante, habría que preguntar si están de acuerdo con semejante ligereza a los pueblos que en los últimos 25 años, mientras nosotros vivíamos en paz, sufrieron la continuación interminable de sus conflictos internos o el estallido de guerras terribles 
  • El enfrentamiento armado interno, igual que los conflictos internacionales, termina otorgando poderes extraordinarios a los gobiernos, incentivando la prepotencia de los ejércitos enfrentados, esgrimiendo razones de Estado para justificar toda suerte de excesos, abusos y violaciones a los derechos humanos
Estas son de Mariana Belloso, de su columna dominical en La Prensa Gráfica.

  • ¿Hay paz en El Salvador? La respuesta depende de a quién se le haga la pregunta. Si me pregunta a mí, los Acuerdos de Paz sí han sido un gran paso, uno enorme, importantísimo, pero la firma de un documento no iba a garantizarnos tener, de un día para otro, el país ideal. 
  • La firma de ese documento determinó las condiciones del cese al fuego, de la desarticulación de los cuerpos de seguridad, de cómo la hasta entonces guerrilla se integraría a la vida política. No pretendía ser, y por supuesto no lo fue, una fórmula mágica para que desaparecieran los problemas
Aquí les queda otra entrevista de Salvador Samayoa en Pencho y Aída
Ellos se dedicaron toda la semana a hacer entrevistas a diferentes actores, aquí se los dejo:
Rodrigo Ávila, ex Director de la PNC
Representantes de los ex-combatientes de uno y otro bando.

Se da cuenta? Hasta los niños lo entienden.

 

miércoles, 18 de enero de 2017

One World Tour vente pa'cá...o yo pa'llá

Ricky Martin se presentó por última vez en El Salvador en 2005 en el tour Black & White.

En 2011 hubo gira, pero solo llegó a Costa Rica, aquí cancelaron el concierto. No me consta, pero me atrevería a decir que algo tuvo que ver en la mente del empresario que lo trae, el hecho de que recientemente había hecho pública su orientación y quizá pensó que la censura y la “moral” le podrían boicotear el negocio.

En 2015 inició el One World Tour, con el que le dio la vuelta al mundo, fue a USA, México y Sudamérica...y por estos lados, nada.


En 2016 siguió el tour y aunque empezó en Europa, se incluyeron más fechas en latinoamérica...y de El Salvador, nada.

A medio 2016 se anunciaron las últimas fechas.

Hasta septiembre estaría en el viejo mundo, en octubre se trasladaría a latinoamérica

27/10/2016 – Santiago de Chile – Movistar Arena (Tickets a la venta: 5/8)

29/10/2016 – Buenos Aires (BA), Argentina (Próximamente a la venta)

01/11/2016 – Azul (BA), Argentina (Próximamente a la venta)

02/11/2016 – Rosario (SF), Argentina (Próximamente a la venta)

03/11/2016 – Córdoba (CBA), Argentina (Próximamente a la venta)

05/11/2016 – Santa Cruz, Bolivia (Próximamente a la venta)

06/11/2016 – La Paz, Bolivia (Próximamente a la venta)

11/11/2016 – Mérida, México – Coliseo Yucatán (Tickets a la venta: 8/8)

13/11/2016 – Cancún, México – Estadio Andrés Quintana Roo (Tickets a la venta: 8/8)

15/11/2016 – San José, Costa Rica – Estadio Nacional (Tickets a la venta 25/8)

17/11/2016 – Panamá – Centro de Convenciones Amador (Tickets a la venta: 1/9)

19/11/2016 – Cuernavaca, México – Jardines de México (Tickets a la venta: 8/8)

20/11/2016 – Acapulco, México – Forum Mundo Imperial (Tickets a la venta: 8/8)

22/11/2016 – Monterrey, México – Arena Monterrey (Tickets a la venta: 8/8)

23/11/2016 – Guadalajara, México – Auditorio Telmex (Tickets a la venta: 8/8)

25/11/2016 – CDMX, México – Auditorio Nacional (Tickets a la venta: 15/8)

27/11/2016 – Puebla, México – Acrópolis Puebla (Tickets a la venta: 8/8)

07/12/2016 – Torreón, México – Coliseo Centenario (Tickets a la venta: 8/8)

En 40 segundos uno se enamora y dice ¿por qué no?

ONE WORLD TOUR - ARGENTINA, ROSARIO - 6,7/3/2016 from RickyMartin Webteam on Vimeo.

No conté directamente, pero allá por julio del año pasado empecé una asignación laboral que literalmente me estaba consumiendo, el stress era insoportable e incluso estaba afectando mi salud. Hacía 12 años de mis últimas vacaciones de verdad y de pronto consideré seriamente la idea. 

Bien dicen que el principal obstáculo para hacer algo es el miedo, ya que siempre me puse de excusa que no podía ir a ningún lado porque no me iban a dar permiso de ausentarme en el trabajo, pero la verdad es que nunca había preguntado, solo asumí de entrada que la respuesta sería no.

Entonces…

En agosto me di cuenta de la noticia de los últimos conciertos y no vi El Salvador. 
Preguntando aquí y allá llegué a contactar al empresario que trae los shows más grandes a este país y me confirmó que no, que no lo traería “porque no llena estadios”. Ajá, dije para mis adentros, seguro no le ha seguido la trayectoria al millón de personas que hasta ese momento habían visto el show alrededor del mundo...o de plano sus estudios de mercado le dijeron que la mojigatez de nuestra sociedad no le llenaría el estadio. El punto es que no, cero posibilidades de verlo aquí, a menor costo y sin tanto ajolote.

¿Y ahora?…

Las redes sociales va, contacté a una amiga que está muy metida en los clubs Juntos por un Sentimiento JPUS, que son los clubes oficiales de Ricky actualmente y están enterados de los movimientos del artista a través de su team. Ella me contactó con las representantes de Costa Rica y Panamá, los únicos sitios de Centroamérica en la lista y los únicos factibles, pensaba yo, por aquello de los boletos aéreos. 

La cosa es que en Panamá no me daban info sobre dónde venderían las entradas y su costo y en Costa Rica todo parecía indicar que no se iba a dar el concierto por razones imputables al empresario. 

Casi descartando Costa Rica empecé a cotizar boleto a Panamá, ya que ya una vez fui por tierra hasta ahí y realmente vale la pena pagar el vuelo. No entiendo por qué, quizá porque el bendito aeropuerto es HUB de Copa y de paso centro de conexiones para un montón de destinos al Caribe y Europa, además de casi parada obligatoria en conexión a Sudamérica desde aquí, pero era demasiado caro para mis expectativas. Revisé una y otra vez la lista, y realmente el resto de lugares eran inaccesibles por la misma razón: el boleto aéreo. 

De pronto me llegaron avisos de esos de publicidad con ofertas de boletos a Los Ángeles vía Aeroméxico y no estaban tan mal. Es decir, por más o menos $200 adicionales de lo que costaba ir de manera económica a México, podía llegar hasta LA. Jamás en la vida iba a encontrar un boleto a LA en $200. Fue ahí cuando se me encendió la cosquillita del DF y el arriba auditorio y todo eso. Haciendo una escala algo risible, casi como de saltamontes, podía hacer ambas cosas por el mismo precio: ir a LA en Aeroméxico y aprovechar la escala en el DF para ir al concierto.


Lo malo es que a esas alturas era fin de agosto, la venta de boletos había empezado desde el 15 y de seguro ya no habían de los mejores lugares. También no había descartado del todo Panamá, porque en total era un costo menor – pensaba yo - , pero sobre todo, aun no sabía si en el trabajo me darían permiso de ausentarme y era demasiado riesgo financiero comprar para que luego me dijeran que no. 

Ir a Panamá significaba un viaje de 2 días, pero se fue descartando al darme cuenta que las entradas para el concierto ahí rondaban los $350. Ingenua yo, como aquí la más cara ronda los $115.
Súmele pasaje, hotel, traslados...nop. 

Con Panamá casi descartado y como primero lo primero, me animé a preguntar si podía ausentarme del trabajo una semana, a lo que mágicamente dijeron que sí. 

Confirmé en Costa Rica y la cosa seguía igual, lo más probable era que la fecha de San José se cancelara.

Vámonos para el DF pues. Me dispuse a comprar la entrada al concierto. La venta VIP (gris, frente al escenario) había sido a mediados de agosto, agotada. La sección 101 (amarillo), detrás de la VIP, agotada. 


Toda la sección del centro, Preferente A o sección 104 según el mapa (amarillo), ya estaba full vendida, había lugar hasta la fila Q...tomando en cuenta que aquí he ido a conciertos en fila 12 y se ve regular, fila 18 en un auditorio tan grande me ponía a pensar que sería mucha inversión para estar tan lejos. 

Esta imagen es de otro evento, pero la lógica es que los grises están vendidos y los azules diponibles. Ahí se señala la fila Q que para cuando revisé a fin de agosto era el lugar más cercano disponible en la sección 104.

Luego exploré la sección “de lado” preferente C o sección 105. Ahí había fila I, que pensé era el equivalente a estar en fila 9...sonaba bien, pero ¿de lado? ¿qué tanta visibilidad tenía?. 
La flechita del cuadro de texto señala el I-10, lo más cerca disponible en la sección 105

En nuestra Feria Internacional o CIFCO como le llaman hoy, las entradas VIP de lado no tienen chiste, valen lo mismo que las del centro y no se ve bien, especialmente porque las torres que sostienen las luces del escenario – improvisado porque es un anfiteatro y no tiene luces fijas – no dejan ver bien. Además que CIFCO fue pensado para que el espectáculo estuviera donde ponen las sillas VIP, por eso las graderías están alrededor de eso. 

¿Qué hacer? ¿Dónde elegir? La angustia era grande porque cada vez que volvía a entrar a la página más asientos habían desaparecido. De pronto una amiga me iluminó “¿ya viste fotos del Auditorio por dentro?” pues no, no se me había ocurrido. 
Técnicamente, se veía todo el escenario, incluso desde arriba al costado.
Ahí se me despejó la duda, al parecer el recinto está bien diseñado y ya sea de frente o de costado la visibilidad es buena. Así que, decisión tomada, sería en al sección 105, que de paso era más barata que la sección 104 y más cerca. 

Listo, entrada adquirida, con opción de envío por correo para imprimir.

Ahora, el vuelo...



martes, 10 de enero de 2017

Día 1 - tramo 1 - Ahi te voy MEX


Todo comenzó en el AIES (Aeropuerto Internacional de El Salvador) un viernes a las 11 am. El vuelo estaba supuesto a salir a las 13:48, por lo que las 11 estaba bien para el típico “llegue 3 horas antes al aeropuerto”. Todo parecía bien, quizá hasta llegué muy temprano, porque no había ni cola en la aerolínea.

Espera relajada

Divagué matando el tiempo entre las tiendas y las salas de espera y me di cuenta que las cosas, al menos la comida, son el doble de caras en los aeropuertos. Fue así como almorcé por casi $8 el mismo combo que afuera me cuesta $4.50. Pero bueno, supongo que había que almorzar pues “quizá ni vas a cenar” me dijo una amiga...y tuvo razón.

De acuerdo al pase de abordar, la hora para el inicio del abordaje eran las 13:03 – o sea que en 45 min planeaban tener a toda la gente y equipaje arriba y estar listos para despegar – lo cual hubiera sido ideal porque debía estar en mi destino final para esa noche a las 20 horas (8 pm pues), y tomando el tiempo de vuelo, la salida del aeropuerto de destino, el tráfico de la ciudad de destino, llegaba.

Algo me pareció raro desde que a las 12:30 que me senté en la tal sala de espera me di cuenta que no había avión al otro lado del vidrio. Luego, en las pantallas del sistema de información de vuelos aparecía chiquitito una palabra alarmante: delayed (retrasado).

Luego hicieron el anuncio oficial: el vuelo estaba retrasado. La razón no era muy graciosa: no había avión. Resulta que la aerolínea utiliza el mismo avión que viene para el vuelo que va, y como el que viene estaba retrasado, pues por lógica el que va, también.

Siga esperando, no hay más que hacer

Allá tipo 2 y algo de la tarde, allá en el fondo estaba el dichoso avión, al parecer esperando que le dijeran al piloto a dónde se tenía que estacionar.

En términos aeronáuticos, el avión estaba "taxeando". Waitin for...y con la gente del vuelo 628 adentro sin poder bajarse LOL

El chiste fue que, después del trajín del punto de inspección y chequeo manual del equipaje y el detector de metales y eso, dicen: “Este vuelo se cambiará a la sala de espera 12 por motivos de mantenimiento”. Y ahí fuimos todos, a revolvernos con los pasajeros de otros vuelos en el pasillo, para trasladarnos varias salas de espera más adelante. Al traste con la tal seguridad aeroportuaria.

Despídase de esta sala, total no abordará por aquí. Sigan bailando, hagan la clave

La gente ya estaba algo desesperada...yo estaba desesperada!!! Llevábamos casi 2 horas de retraso, lo que estaba consumiendo mi tiempo de holgura.
Finalmente al fin, ya todos sentaditos, el avión despegó. 
No sé si ya lo había mencionado antes, pe-ro-me-da-pá-ni-co-vo-lar especialmente el despegue y el aterrizaje, por esa sensación en la panza igual a la de la montaña rusa, y la turbulencia ni se diga. 
Desde que me senté me sacó conversación una señora de edad para ser mi mamá, muy agradable. Le conté que me daba miedo y la muy linda siguió conversando hasta que alcanzamos los dichosos 3,000 pies en el que el piloto dice algo ininteligible a la tripulación, las cortinas con primera clase se cierran y los sobrecargo comienzan a caminar por el avión.


Bien quietecita por el miedo y por la falta de espacio también. Una de las ironías de mi fobia es que, a pesar que me da miedo, siempre prefiero ventana porque me gusta ver para afuera...vaya a ud a saber qué ondas con mi sistema neurológico.

Un nuberío maravilloso durante todo el trayecto





El vuelo estaba supuesto a durar 2:30 horas, así que tipo a la mitad aparecieron con el fantástico almuerzo

Como dato curioso, el sneeker se derritió lindo en la cartera...y recuperó su consistencia en el frío posterior

Nubes y más nubes



Por un rato me dormí y cuando abrí los ojos parecía que estábamos llegando a destino. La señora del al lado me dijo: “hace rato bien bonito se vio el volcán nevado, el señor de la otra ventana le tomó fotos, yo no la desperté porque no sabía si solo a las nubes le toma fotos ud”. 

Desde ahí y al ver la hora la señora entró en desesperación, pues eran más de las 5 de la tarde y ella tenía conexión a las 5:30. Difícil llegar a tiempo.





Yo ya sabía, porque una amiga me había contado, que el vuelo no iba a llegar a puente, sino a una conexión remota, o lo que es lo mismo, que nos iban a bajar por una escalerita a la pista y tendríamos que abordar un autobús que nos llevaría al edificio. Traduzca eso en que sería más tiempo del normal. Pobre señora. Ella no sabía, pero le conté para que estuviera psicológicamente preparada. Eso y que se apurara a salir, ya que haciendo cuentas simples, en un E-190 caben 103 pasajeros cuando lleva clase ejecutiva – y este llevaba – y en un bus caben como 60 personas sentadas, la lógica indicaba que no todos cabrían en el primer bus.

Ahi en el 8A y 8B le íbamos la señora y yo, no respectivamente. Eso explica por qué el ala es gran protagonista de varias de mis fotos tomadas desde la ventana atrás de mi asiento.

Y así fue, la señora salió disparada de su asiento. Digamos que me le pegué para seguirla y medio orientarla, no sé, me sentía como con responsabilidad de hija. El tal bus se tardó una eternidad en llegar al edificio y por alguna razón inexplicable estaba parado frente a él, pero no abría la puerta para que pudiéramos bajar. 

Al fin abrió y la señora atravesó la multitud para bajar primera. Ya adentro, un pasajero oriundo del país en cuestión indicó: “nacionales aquí, extranjeros aquella fila”. Y corrimos a “aquella fija” del área de migración. Al parecer ahora cuando ud hace conexión y toca tierra en un país que no es su destino final, igual tiene que hacer migración, recoger su equipaje y pasar por aduana, antes de ir a la otra sala de espera. 

La señora literalmente se saltó la cola y fue la primera en pasar, ante los ojos atónitos de los demás, pero en realidad nadie protestó ni hizo nada por detenerla. Yo agarré espacio como en la tercera vuelta del “gusanito” que se hace de fila y me pareció exagerado lo que me habían contado de 2 horas para poder salir del aeropuerto. Mi opinión cambió cuando bajaron a incorporarse a la fila los pasajeros de otros vuelos – justo cuando estábamos en el bus vi otro E-190 estacionarse en el puente en el nivel 2 del edificio sobre nosotros – en un pestañeo había como 30 vueltas de la filla full de gente. Claro, agarrar el final de esa cola sí es para morir ahí en el intento. 

¿Ya le dije que el aeropuerto era México? No va, pero ud lo dedujo cuando mencioné que el vuelo duraba 2:30 y vio el empaque de la comida, diga que sí. Además si tiene buen ojo, en la foto del avión taxeando se ve el logo de Aeroméxico.

Para mi gusto personal arquitectónico y como pasajero, el Aeropuerto Internacional Benito Juárez, o al menos su Terminal 2 que es la que pude ver, está muy mal señalizado y la gente no ayuda mucho. Al salir de migración un pasajero novato no sabe para dónde agarrar. Yo sabía que tenía que ir por la maleta, pero que recuerde, en la aerolínea no lo dijeron. Me pregunto cómo le habrá ido a la otra gente en conexiones. Sale uno de migración y hay dos puertas, agarra la que dice “vuelos provenientes de Centro y sur América” y resulta que no es ahí, mñe, es la otra puerta, porque solo un lado de las bandas de equipaje está funcionando...genios. 

Antes de la maleta me encontré con un quiosquito que decía “centro de conexiones” y ahí estaba la señora, totalmente desconsolada: había perdido la conexión. Yo ya iba sobre la hora, eran las 6 de la tarde, tenía 2 horas para llegar a donde iba, tráfico de viernes por la noche en el DF...angustia. Pero puesí, qué le va a hacer uno con el instinto de hija. Se suponía que el celular que llevaba tenía datos activos en México, así que lo encendí e intenté que la señora se comunicara con sus hijos, especialmente el que iba a estar esperándola en Canadá, para donde ella iba. Los datos no agarraban, probé una, dos, tres veces reiniciar el teléfono y nada. Apunté los números, pero no se pudo hacer la conexión. Dejé a la señora y le prometí regresar, solo iba a ir por la maleta. 

Llego al área de reclamo de equipaje, dos bandas funcionando, pero nadie de los ahí presentes parecía conocido de los que venía en el vuelo y después de observar un rato el carrusel pues no, mi maleta no estaba ahí. Le pregunté a un empleado y no tenía ni idea. Luego vi uno de esos con chaleco anaranjado, de los que andan en pista, y pues la gente de acción es la que sabe. Él me dijo en qué carrusel estaba el equipaje de mi vuelo. 

Ya con la maleta regresé donde la señora, pero ya no la encontré. Quizá la llevaron al hotel de parte de la aerolínea. Intenté igual mandar los mensajes a los hijos y al parecer esta vez sí se hizo conexión. Me fui a aduana para intentar salir de ahí a tomar un taxi. Llego a una fila vacía y una señora de mala cara me pregunta “¿de dónde viene su vuelo?” y luego con su cara más plana que pudo me dijo que no, que esa fila era solo para vuelos que venían de USA, allá por ese lado, me indicó. “Ese lado” era una cosa sumamente vaga, que incluía regresar por donde había venido y donde no había visto ningún rótulo de aduana. En fin, caminé siguiendo a la gente, porque resulta que todos nos equivocamos de fila. 

En una puerta miniatura para la magnitud del aeorpuerto iniciaba la cola. Otra vez tuve suerte, habrían unas 50 personas en la fila, y en lo que volví a ver ya se había llenado con unas 150 atrás de mí. 

El proceso no fue tan lento, pero mi suerte panda hizo que me saliera botón rojo en el semáforo, lo que significó que abrieran las maletas y revisaran todo. Para colmo el Sr de aduana no me dijo que no había cerrado una de las maletas y cuando la bajé de la mesa todo se cayó. 

Cuando al fin logré salir del aeropuerto eran las 7 de la noche. Stress. Angustia. Indecisión. 

¿Tomar un taxi del aeropuerto? ¿Seguir con el plan de usar Uber? 

Había visto docenas de reseñas, en muchas de ellas la gente decía que los taxis del aeropuerto eran caros, los conductores pesados y las rutas no muy apropiadas. También había gente que decía que lo más seguro era tomar un taxi del aeropuerto. 

De Uber me habían hablado una amiga que fue a Europa y otra persona que vive en el DF. Ambas decían que era bueno y seguro y sobre todo más barato que cualquier taxi. También había cotizado con la agencia de viajes y el costo era risible, por lo exorbitante. 

Me paré justo después de la puerta de salida de la terminal para ver dónde estaba, pues una de las indicaciones recurrentes era marcar bien en qué lugar quería que me recogieran, para evitar retrasos. El problema fue que al parecer me paré justo al lado del basurero donde la humanidad entera botaba las colillas de cigarro. Casi me da un ataque de asfixia por la alergia. Tosía y tosía y no hallaba para donde moverme, por donde veía había gente fumando. 

Finalmente pude usar la aplicación y la cosa decía que en 5 min vendría el taxi. 

Esperar. 

Como nunca la había usado no sabía reconocer que el puntito que se movía en círculos era el Uber. Pasaban los minutos. Al fin a las 7:15 un señor salió de un vehículo y gritó mi nombre. 

Con todo el miedo del mundo de alguien que va del país de los nojecuántos muertos diarios hacia la ciudad más poblada de la región y con una historia criminal bastante abundante, subí al Uber. 

Todo parecía ir bien, había tráfico, se movía a vuelta de rueda. Al cabo de unos 10 minutos miré a mi alrededor y casi me desmayo: todavía no habíamos salido del aeropuerto. Mi angustia y estrés crecían. 

De pronto el tráfico comenzó a desaparecer y ya con vía libre avanzábamos más rápido, hasta que pude ver el tan anhelado Paseo de la Reforma.

El pequeño detalle era que aun tenía 2 maletas conmigo, mismas que debía dejar en el alojamiento antes de ir al Auditorio Nacional. (Sí, ya sé, este post debió ir antes de este otro, pero aquél era más rápido de escribir).

El alojamiento fue otra aventura. ¿Un hotel de $125 frente al Auditorio Nacional para un par de horas? O Airbnb. El hotel me garantizaba que no necesitaría transporte después del concierto, pero aun sonaba un precio demasiado alto. El costo/beneficio aun no me quedaba claro. 


De Airbnb me había hablado la misma amiga que fue a Europa, de hecho ella hizo así todo su viaje. Con todo el miedo del mundo tomé esa opción, por $54, una habitación dentro de un apartamento a 5 minutos del Auditorio Nacional. 


Entonces, el Uber me llevó al alojamiento y le pedí que me esperara...eran las 8:15. Angustia. Habiendo comprado los boletos por internet, la web decía que tenía que pasar por taquilla a validarlo y que se permitía la entrada máximo 15 minutos después de iniciado, es decir, 8:45 pm. 

Para mi suerte torcida, la habitación estaba en un tercer piso de un edificio al que la semana anterior se le había arruinado el elevador, por lo que tuve que subir con 2 maletas 3 pisos por una escalera de caracol en la que a penas y cabía mi pie. 

Llegué, saludé a la anfitriona, obtuve la llave, tomé un vaso de agua y corrí de vuelta al Uber. 

En 5 min estábamos frente al Auditorio...del otro lado de la calle. El conductor aclaró que no podía atravesarse porque le pondrían una multa, así que habría que rodear la manzana y llegar por el lado correcto. Todo hubiera sido fácil, de no ser porque había un tráfico de viernes por la noche en Polanco, la zona más piqui del DF, plagada de restaurantes, bares y, tráfico. Con resignación de quien no puede hacer nada veía avanzar el reloj mientras nos movíamos a paso de tortuga. 

En la calle la gente iba con suéter, bufanda, botas a la rodilla, chaquetas gruesas...yo adentro del taxi no podía percibir si hacía frío o no. La navidad a un mes y en las calles ventas de piñatas, de esas típicas mexicanas de varias puntas para las posadas, adornos navideños, chucherías típicas. Habría sido lindo caminar por ahí, pero todo lo que quería era llegar a tiempo. 

Antes de ir había hecho varios recorridos virtuales en el google maps y no me atrevía a irme caminando, solo por el hecho de que era de noche.

Entre una multitud considerable – recordemos que al Auditorio le caben 13,000 gentes – bajé del taxi en la acera y casi corrí. Subí las gradas en total desorientación, buscando las taquillas, demasiado escondidas si me preguntan. 


Resulta que no, que no tenía que validar el boleto, que con el papel que llevaba impreso era suficiente. 

A hacer fila...10 filas diferentes, todas igual de largas. 



Pregunté y me dijeron que cualquier fila era igual. Los de las puertas gritaban “damas con los bolsos abiertos”, para agilizar el paso. Como ya había previsto ese detalle, llevaba una cartera de menos de 20 cm por lado, en la que cabían el teléfono, el ipod, el pasaporte y las llaves. 

Inicié la fila a las 8:30 pm y fueron los 5 minutos más largos de mi vida. Al otro lado le pregunté a un señor de traje y con lentes oscuros (WTF, era de noche!). Me mandó a la puerta roja No 8. No me puedo quejar, había personal orientando muy bien. 

Cuando entré el artista -que yo supuse debía ser nacional – ya estaba en los últimos segundos de su presentación. Solo alcancé a ver que era una mujer. Hasta ahora que lo busco encuentro que no era mexicana, sino argentina y se llama Lali Espósito. 

Bueno, ya estaba ahí, sentada. No sé ni cómo se me ocurrió ni cuándo agarré el valor, pero había viajado 1,800 km para verlo, después de esperar 11 años



jueves, 5 de enero de 2017

Brilla, brilla, estrellita - o lo que es el Paseo de la Fama -

Siempre escuché hablar del Paseo de la Fama de Hollywood como algo lleno de glamour y magia.
Debo confesar que ya en vivo, tanto de día como de noche, realmente es una calle común y corriente, donde la gente espera el autobús, pasa caminando a la carrera, hay una estación del metro, en fin, si uno no supiera que las tales estrellas están ahí, quizá ni las miraría nunca.

En esta acera está la estación Hollywood Highlands del metro. Si no ve las estrellas, están ahí a la izquierda, por donde se refleja la luz roja (al menos brilla el piso, va)



Según veo en las fotos de las ceremonias donde entregan las estrellas a sus “estrellados”, la imagen wow es porque ponen una alfombra roja al rededor, dejando descubierta solamente la estrella, nueva y brillante. Ya con el paso del tiempo y la gente, algunas hasta cuesta distinguir de quién son.

Pero bueno, ya que estaba ahí, había que ir a buscar una muy importante para dejar constancia: ajá, sí, la de él

Ricky Martin. Origen: Puertorriqueño. Categoría: Música. Ubicación de la estrella: 6901 Hollywood Blvd. Ceremonia: 16 de octubre de 2007. CHARLES GALLAY/GETTY
Según leí, la suya fue la estrella No 2351 y está ubicada en el 6901 de Hollywood Boulevard, frente al Teatro Kodak.



It's me, I swear =)
A propósito del Teatro Kodak, sí, me sonaba el nombre porque es donde entregan los Oscar's. El chiste es que no-lo-vi. Nomás buscábamos la estrella.

En esta foto de internet del teatro, note el edificio alto al fondo, esquina derecha.


Mire otra vez


Eso nos demuestra que las cosas relevantes lo son si les prestamos atención y sobre todo si tenemos el conocimiento. No sabía que el tal teatro estaba ahí, so, no lo busqué. Pero el edificio este tenía un no-sé-qué arquitectónico que mereció foto. Al final de la calle perpendicular había una iglesia que se veía bien bonita, lástima que mi amiga no quiso ir a verla de cerca. Ahí en otra pasadita, digo yo.

Pero bueno, ya sabiendo que el teatro estaba ahí - y que yo estuve ahí a la par - me puse a buscarlo en alguna de las fotos

En teoría, es el que está al lado de la guitarra, que ud habrá reconocido como símbolo del Hard Rock Café, que dicho sea de paso no es así como "agárrenme que quiero entrar aquí". 

Dicen que cuando quebró nuestra estimada y centenaria Kodak, le cambiaron el nombre al Teatro.
¿Sí entiende qué dice? 


Si mis ojos no me fallan, creo que es Dolby Theatre.


Donde sí tomamos foto fue en Teatro Chino, que está cabal a la par del Kodak, LOL


Yo la verdad no sabía quiénes tenían estrella, si no las hubiera ido a buscar, por ejemplo la del Buki, que se la dieron el 5 de agosto de 2010 - ta más nuevita que la de Ricky - y la hubiéramos hallado si hubiéramos caminado un para de cuadras adelante, pues está en el 6931 Hollywood Blvd, o la de José José, que mi madre hubiera apreciado mucho, otorgada el 10 de febrero de 2004 y está en el 7036  Hollywood Blvd.

Pero hay más que cantantes, también otros personajes importantísimos tienen su estrella, como él:

Si no alcanza a leer, dice Whinie the Pooh

El osito la tiene frente a la Disney Studio Store and Ghirardelly Soda Fountain, cuya peculiar entrada es así de adorable


Y el helado es, para qué les cuento...basta decir que tiene chocolate Ghirardelli y ya



Qué les puedo decir, por primera vez en la vida fue mucho chocolate...pero ya no cené, conste =)



La fuente de soda - o heladería - es ahí donde se ven las letras amarillas que dicen Disney. El Capitán es un teatro, donde según dicen dan las mismísimas películas que en otros cines, pero mucho más caras. El plus es un show en vivo que sale antes de la película, y que está en Hollywood, va.

¿90210? No exactamente, pero sí más o menos por ahí se lo tenemos


Y ya.

miércoles, 4 de enero de 2017

Alto a la trata de niños y adolescentes

En 2014 se destapó el caso de una red de trata de personas que involucraba como víctimas a niñas y adolescentes que bajo engaños eran llevadas a prostituirse y cuyos clientes eran “gente bien” de nuestra variopinta sociedad salvadoreña. Mucho se mencionó en redes sociales los posibles nombres de la lista de clientes, sin embargo el ente encargado de la justicia solo encarceló a la estructura que proveía el servicio y echó tierra a los clientes para que se nos fuera olvidando.

Ayer salió la noticia de la captura de un reconocidisísimo presentador radial y televisivo como cliente de la red. Él y otras 3 personas no famosas fueron puestas en detención provisional para mientras se arma el caso y se presenta a tribunales.

Entonces...nuestra querida y doble moralosa sociedad ha reaccionado con comentarios del tipo “ellas se lo buscaron”, “si estaban en eso es porque les gusta” y así. Y defendiendo al Sr presentador porque puesí “es hombre y para los hombres es una necesidad”. Ajá.


Gracias al avance de la legislación tenemos ahora la LEPINA, la cual explica en blanco y negro por qué ese accionar el delito y que de alguna manera al menos deja claro que TIENEN DERECHO a ser protegidos de este tipo de acciones. 

Derechos de Protección Capítulo I Integridad Personal y Libertad Artículo 37 Derecho a la integridad personal 
Las niñas, niños y adolescentes tienen derecho a que se respete su integridad personal, la cual comprende la integridad física, psicológica, cultural, moral, emocional y sexual. En consecuencia, no podrán someterse a ninguna modalidad de violencia, tales como el abuso, explotación, maltrato, tortura, penas o tratos inhumanos, crueles y degradantes. La familia, el Estado y la sociedad deben proteger a las niñas, niños y adolescentes de cualquier forma de explotación, maltrato, tortura, abuso o negligencia que afecte su derecho a la integridad personal.

Artículo 41.- Protección frente a la trata de niñas, niños y adolescentes 
Las niñas, niños y adolescentes tienen derecho a ser protegidos frente a la trata de personas. Se entenderá por trata, la captación, el transporte, el traslado, la acogida o la recepción de niñas, niños o adolescentes, recurriendo a la amenaza o al uso de la fuerza u otras formas de coacción, al rapto, al fraude, al engaño, al abuso de poder, o de una situación de vulnerabilidad o a la concesión o recepción de pagos o beneficios para obtener el consentimiento de una niña, niño y adolescente o de aquélla persona que tenga autoridad sobre éstos, con fines de explotación. Esta explotación incluirá, como mínimo, la explotación de la prostitución ajena u otras formas de explotación sexual, los trabajos o servicios forzados, la esclavitud o las prácticas análogas de la esclavitud, la servidumbre o la extracción de órganos  

El abuso a niños ha sucedido desde siempre, lo que pasa es que, como dice nuestra bloguera de cabecera, está escondido a la vista de todos.

Para mi gusto personal, el Sr presentador es y ha sido desde siempre un asco, por la forma de expresarse y especialmente por cómo se refiere a las mujeres. Y claro, da angustia que en años pasados haya sido la persona con más seguidores en Twitter en El Salvador. “Eso” es lo que consume la masa en redes sociales, puaj.

Alguien me dijo que de qué servía si de todos modos ahí afuera andan muchos más que hacen eso, a lo que tengo varias respuestas seleccionadas, entre miles que podría enumerarle:

  1. El tipo es famoso, lo siguen, la gente se cree lo que dice, por lo tanto poner en evidencia su accionar delictivo – porque es delito – al menos debería poner en qué pensar a sus admiradores.
  2. Los negocios existen porque hay clientes. Si este tipo de gente no demandara tan aberrantes servicios, pues nadie reclutaría niños para esto simplemente porque no sería lucrativo. Así que encerrar aunque sea a uno de los clientes ya es ganancia
  3. Es justo y necesario que las instituciones funcionen y que ante cualquier delito se establezcan todas las responsabilidades, así que no bastaba solo con desmantelar la estructura y encerrar a los tratantes.


Ud puede pensar que una golondrina no hace verano, pero hay gente como Ricky Martin que se ha tomado muy en serio el tema de la trata de personas y utiliza su poder económico y su influencia para intentar hacer algo por detenerlo. Pase por su fundación y dese cuenta.

Recuerde, los niños y adolescentes son dignos de cuidado y respeto por parte de los adultos, jamás, jamás se debe considerar que porque dijeron “sí” un adulto puede hacer y deshacer con ellos...y es que la mayoría de veces ni siquiera tienen la opción de decir que no.